¿Cuál es la diferencia entre las normas de canal y de componentes?



En lo que respecta a las normas de cableado, probablemente haya oído hablar de normas de canal y normas de componentes. No son lo mismo, por lo que nos pareció conveniente explicar la diferencia, por qué debería tenerlas en cuenta y cómo se comprueban.


Normas de canal

En una red, el canal es la conexión entre un dispositivo activo a otro, incluyendo los latiguillos y cables del equipo. En el centro de datos, esto podría ser de un switch de acceso a un servidor e incluiría cualquier latiguillo usado para interconexiones entre los dos. En la LAN, el canal podría ser la conexión de un switch de distribución en un cuarto de telecomunicaciones hasta la tarjeta de redes en un ordenador portátil.

A partir de suposiciones de las condiciones más desfavorables, las normas del sector especifican el rendimiento de un canal para una aplicación determinada. Para la fibra, es principalmente la pérdida de inserción. En el caso del cobre, es un poco más complejo: pérdida de inserción, pérdida de retorno, diafonía (NEXT, FEXT, ELFEXT, ANEXT, etc.), retraso de propagación, resistencia de CC y más.

Las normas de canal también especifican la longitud general de un canal para aplicaciones y medios de cableado específicos. Por ejemplo, las normas especifican que un canal categoría 6A 10GBASE-T no debe superar los 100 metros y un canal de fibra multimodo OM4 10BASE-SR no debe exceder los 400 metros.


Normas de componentes

Las normas de componentes hacen referencia a los componentes independientes que conforman un canal: el cable, las clavijas, los conectores y los latiguillos. Para los componentes individuales, estas normas especifican la interoperabilidad/interconexión, requisitos mecánicos, características físicas y parámetros de rendimiento como ancho de banda, frecuencia, pérdida de inserción, pérdida de retorno y diafonía.

En lo que respecta al rendimiento, las normas de componentes suelen considerarse más estrictas que las normas de canal. Si todos los componentes de un canal cumplen con los requisitos, el canal también debería estar en cumplimiento, a menos que haya prácticas de instalación deficientes. Si bien esto no quiere decir que los componentes no conformes ofrezcan menos rendimiento, no se puede garantizar su rendimiento. Dado que todavía existe la posibilidad de que un canal cumpla con la norma incluso con componentes no conformes, los componentes fuera de norma podrían pasar inadvertidos.

Por ejemplo, las normas de componentes para la categoría 6 en una aplicación 1000BASE-T a 100 MHz especifican una pérdida de inserción de 0,2 dB para conectores y de 19,8 dB para cable, pero el canal general especifica una pérdida total de inserción de 21,3 dB. Técnicamente, podría tener un canal con un conector categoría 6 a 0,6 dB que no cumple con la norma de componentes, pero el canal seguiría cumpliendo y admitiría la aplicación. Sin embargo, los problemas surgen cuando se usan demasiados componentes que no cumplen las normas en un canal: cuatro conectores categoría 6 a 0,6 dB podrían hacer que la pérdida de inserción del canal supere el límite.


¿Cómo se comprueban?


Los fabricantes comprueban sus componentes individuales y los verifican según las normas del sector. Esto generalmente se hace a través de comprobaciones y verificaciones externas, como la certificación ETL de Intertek, lo que garantiza que los componentes cumplan las normas de rendimiento ANSI/TIA, ISO/IEC, EN o IEEE correspondientes. A menudo verá marcas específicas en los componentes que indican la certificación. Además, los fabricantes que afirman tener los componentes que cumplen con la norma deben tener documentación disponible para demostrar el estado.


Para verificar las normas de canal, se recomienda comprobar el enlace permanente en lugar del canal. El enlace permanente es la parte fija del canal que no incluye latiguillos ni cables de equipos. Por lo general, esto abarca de panel de conexión a panel de conexión en el centro de datos o del panel de conexión en la sala de telecomunicaciones al punto de salida o consolidación de área de trabajo en la LAN. Si observamos las normas de canal para admitir la aplicación, ¿por qué solo comprobamos el enlace permanente?





El enlace permanente se considera la base del canal y los latiguillos suelen ser el eslabón más débil: se manipulan y sustituyen más que cualquier otro componente y, a menudo, se consideran un producto básico, por lo que es posible que se pase por alto la calidad (y el cumplimiento de los componentes). Si comprueba el canal, que ofrece más margen que el enlace permanente, puede que los problemas del latiguillo no se detecten. Y si opta por la comprobación de canal y luego cambia los latiguillos, tendrá que tirar esos resultados de comprobación de canal por la ventana.


Para lograr el mejor rendimiento y margen de canal en sus instalaciones, compruebe el enlace permanente y elija componentes que cumplan las normas, incluidos los latiguillos. Afortunadamente, los adaptadores de enlace permanente y los cables de referencia de comprobación que vienen con la familia de certificadores de cobre y fibra Versiv™ de Fluke Networks cuentan con la más alta calidad para garantizar la interoperabilidad y el rendimiento del canal una vez que añada los latiguillos en cumplimiento.


Artículo tomado de https://es.flukenetworks.com/



3 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo